©Copyright 2019. Todos los derechos reservados.

Mujeres Extra-Ordinarias

January 31, 2019

 

Todas tenemos algo de Grace y algo de Frankie. Estoy atrapada con esta serie de Netflix que trae a la pantalla la humanidad de las mujeres de 70 años que al final resulta ser la historia de cada una de nosotras y de nuestras familias. Si aún no la has visto, te la super recomiendo si quieres ver una algo fresco, tranquilizante y con lo que se puedas soltar varias carcajadas.

 

Me quise salir un poco de la política en estos días, para escribir algo que sea más cotidiano de lo que hace que las mujeres a cualquier edad, tengamos y disfrutemos de esa magia que nos caracteriza pero que muchas veces ignoramos que tenemos, o peor aún, que subestimamos.

 

1. Siempre podemos empezar de nuevo: A Grace y a Frankie sus respectivos esposos les anuncian en la primera escena de la serie que están enamorados, son homosexuales, se van a casar y las van a dejar. Estupefactas e iracundas dejan el restaurante donde se encuentran y la  situación las obliga a compartir el dolor de haber perdido 40 años de un matrimonio que definen ellas como una mentira. Pero la fuerza de las circunstancias, las obliga a empezar a reconstruirse y a ver que aún tienen vida por delante. Todas hemos sufrido una pérdida, una separación, la muerte de un ser querido y a pesar de la gravedad de las circunstancias, sabemos sobre ponernos y eso se logra más fácil si un tiene en la vida a una amiga de esas incondicionales que están dispuestas a sacarlo del hueco a uno, ¿o no?

 

 

2. Sabiduría: Amo la tranquilidad y sensatez que traen los años. No les pasa que después de los cuarenta, ¿nos tomamos más tiempo para respirar y actuar?. Claro no digo que no haya dificultades, pero con los años y con las canas, llega esa pausa en la que se comprende que las carreras de los veintes y de los treintas, no eran tan necesarias (solo para aprender) y que con tranquilidad observando el paisaje, los acontecimientos y las variables externas, se pueden tomar mejores decisiones. El tiempo vuelve a las mujeres y a los hombres más sabios y creo que es muy importante saber valorar ese crecimiento emocional para sacarle provecho y disfrutarlo.

 

 

3. La maternidad: En mi vida ha sido la mejor experiencia, la aventura más emocionante, el amor más profundo y verdadero. Haber tenido la fortuna de ser mamá me ha hecho crecer como persona y aunque solo tuve un chiquito, me imagino que ser una matrona alrededor de la cual giran muchos hijos, nietos y bisnietos debe ser todo un legado del cual uno se debe sentir orgulloso. Pero (aquí viene el pero) en esta sociedad machista (lo siento señores) no hemos aprendido a valorar las virtudes de la maternidad y del mundo privado. Si ya se vieron Roma esa magnífica película (también por Netflix) pueden comprender que el mundo de las mujeres en las casas transcurre en cámara lenta. Pero esa "lentitud" sirve para sostener los detalles "sencillos" de la vida, como lo son el cuidado de los niños, el sostenimiento de los hogares, la limpieza y orden de las casas donde vivimos, cocinar los alimentos, llevar y a traer a los hijos al colegio y todas sus actividades, y muchas veces ver marcharse a los hombres que estuvieron en nuestras vidas. La rutina femenina está compuesta por un sin número de momentos y roles al que se le debe adicionar la parte profesional y empresarial que no sumamos a toooooodo lo demás que les acabo de mencionar. Yo sé que hay mujeres extra-ordinarias solteras, pero ¡ser madre es un plus! (tómate unos minutitos para ver este video y ¡compártelo!)

 

 

4. Multifuncionales: ¿Cómo transcurre tu día desde que amanece? A puesto a que te levantas más temprano que el resto de tu tribu, levantas a tus hijos con toda la paciencia que eso implica, los llevas a la ducha, corres a preparar desayuno (ultimar detalles del almuerzo) sirves, dos, tres desayunos, mientras comes te metes al baño a las carreras y desde allá les dices "quedaaaan cinco minuuuutoooossssss y nos vaaaaamoooossss que llegamos taarrdeeeee" y los niños a paso de tortuga se meten un bocado tras el otro, así despacio...

 

Pero respiramos hondo y sacamos paciencia, mientras nuestros esposos preguntan que si el cinturón va con las medias, que va a llegar tarde porque tiene no se qué con no se quién, y sin entenderle lo que dice, piensas en que se hizo tarde, en la lonchera, el almuerzo, el trancón, el transmilenio o el carro particular, y con todo esto en mente, no te has empezado a maquillara  pesar de que ya pasó una hora y media desde que te levantaste y ni siquiera son las siete de la mañana. Pero así transcurre el día y llega la noche, corriendo entre mil y una tareas, cumpliéndolas todas y al final alguien te pregunta que cómo estuvo el día y uno contesta, "la verdad no hice mucho".

 

5. Empoderadas y Poderosas: Cuando reconocemos nuestras habilidades infinitas, descubrimos el fuego poderoso que nos habita y el derecho legítimo que tenemos de usarlo. Una mujer empoderada se siente segura de sí misma, sabe que puede lograr sus metas, lucha por lo que quiere aunque a veces desfallezca y se tire a llorar sobre la cama. Vale la pena aceptar cada una de las emociones que nos habitan, romper comportamientos que nos esclavizan y salir a disfrutar del día. El poder no yace en las cosas que tenemos ni el empoderamiento tiene que ver con dinero o la fama, sino en la capacidad de sentirnos felices con nosotras mismas cuando nos miramos en el espejo y somos capaces de maquillarnos, ponernos hermosas para nosotras y salir a la calle a caminar seguras que lo que va por la ciudad es una mujer feliz y segura de lo que es.

 

 

¡Así que nos vemos en las calles! Cuéntame qué te hace Extra-Ordinaria, cuáles son los super poderes de las mujeres que te rodean y qué crees que podría mejorar en el mundo para que tengamos más oportunidades de salir adelante. Gracias por pasar por acá y leerme, comparte con tus amigos y familiares y déjame tus comentarios en la cajita blanca que aparece más abajo.

 

 

 

 

 

Please reload